viernes, 2 de diciembre de 2016

ESTRENO DEL CORTOMETRAJE "XMILE" DE MIGUEL ÁNGEL FONT EN VALENCIA


El cine a través de los cinco sentidos se estrena en Valencia

El valenciano Miguel Ángel Font estrena XMILE, el primer cortometraje europeo con olores, en los cines Lys de Valencia.

La inclusión de este novedoso sentido en las proyecciones ha llevado a su director a realizar la accesibilidad del film para personas con discapacidad visual y auditiva.

El gusto y el tacto también formarán parte de esta experiencia, de diseño universal para todos y todas.


El realizador audiovisual valenciano Miguel Ángel Font, de 29 años, presenta el próximo 15 de diciembre en los cines Lys de Valencia su cortometraje de ciencia ficción XMILE. Este proyecto es el primero en Europa que incorpora el sentido del olor en sus proyecciones a través de la tecnología de Olorama Technology©.

Gracias a tener un sentido más dentro del film, el joven director ha querido llevar su historia a un público universal, haciendo su trabajo accesible con la inclusión de una pista de audio descripción para personas con discapacidad visual y el subtitulado para personas con discapacidad auditiva.

Con esta voluntad de diseño universal para todos y todas, después de la proyección se realizará una exposición de elementos que aparecen en el cortometraje y que irá ligada a los sentidos del tacto y del gusto. El sentido del tacto se verá representado con la muestra de distintos elementos del atrezzo y efectos especiales del cortometraje, realizados con impresoras 3D, y que podrán ser manipulados por los espectadores. También se expondrán algunos de los vestidos originales del film, confeccionados en exclusiva por el diseñador de moda Fidel David.

Para terminar, se ofrecerán bebidas originales no alcohólicas, que aparecen durante el metraje, y que desafiarán los sentidos del olfato y del gusto de los presentes.

El preestreno de XMILE se realizará como acto de clausura dentro de la Muestra de Cine y VIH “De la célula al celuloide”, organizada por la asociación AVACOS-H y la federación CALCSICOVA, el 15 de diciembre en la sala 6 de los cines Lys de Valencia; una de las pocas salas accesibles que hay en toda España. Se realizarán cuatro pases de media hora entre las 21.00 y las 23.00, en los que un máximo de 100 personas por sesión podrán disfrutar de esta experiencia multisensorial, inclusiva y pionera, que abre nuevas vías de transmitir emociones y de contar historias.

Sinopsis XMILE
Año 2184, el oxígeno deja de producirse en la Tierra. Para sobrevivir, una multinacional desarrolla las BioApps, implantes que permiten al ser humano adaptarse al Nuevo Orden, al fin de la Naturaleza.

Pero aunque en un principio estas aplicaciones se diseñaron para salvarnos, poco a poco se han convertido en herramientas de marketing y ocio, atrapando al ser humano dentro de su propio cuerpo entre colores, hologramas y redes sociales, transformando a las personas en robots deshumanizados.

Dentro de esta sociedad, ¿cuánto pagarías por una sonrisa auténtica?

Sobre el director
Miguel Ángel Font Bisier ha logrado en su intensa carrera importantes éxitos con trabajos como “Llagas”, estrenado en la sección oficial del festival de Sitges, “3 Wise Monkeys” (Premio Fantasti'CS15) o “Sinnside”, galardonado con el Premio Méliès de Plata al Mejor Cortometraje Fantástico Europeo. Además, ha sido premiado y reconocido internacionalmente por sus trabajos en el ámbito de los fashion film, formato del cual es pionero en la Comunidad Valenciana y que le ha llevado a festivales de Londres, La Jolla o Hollywood. En el ámbito de los vídeoclips, Font ha trabajado para bandas tan importantes como Motörhead, a lo largo de su trayectoria en este campo del audiovisual.

Evento:
Preestreno del cortometraje XMILE
Fecha y hora:
Jueves, 15 de diciembre de 2016, cuatro proyecciones:
21.00 h
21.30 h
22.00 h
22.30 h
Lugar:
Cines Lys – Passeig de Russafa, 3, Valencia
Actividades que componen el evento:
Recibimiento de invitados y presentación del proyecto
Proyección del cortometraje XMILE, con olores y accesible
Exposición y cata
Charla con distintos miembros del equipo asistentes

Web de Xmile: www.xmile-project.com

PACK ESPECIAL DEL 50 ANIVERSARIO DE "STAR TREK"


Este completo pack contiene 30 discos Blu-ray con lo siguiente:

Star Trek: The Original Series Blu-ray
Star Trek: The Animated Series Blu-ray
Star Trek: The Motion Picture Blu-ray
Star Trek II: The Wrath of Khan Director’s Cut Blu-ray
Star Trek III: The Search for Spock Blu-ray
Star Trek IV: The Voyage Home Blu-ray
Star Trek V: The Final Frontier Blu-ray
Star Trek VI: The Undiscovered Country Blu-ray
Nuevo documental Star Trek: The Journey to the Silver Screen
Insignia pin 50th Anniversary Starfleet
Postales de los pósters de los seis largometrajes
Más de 20 horas de contenidos extras

AUTOBIOGRAFÍA DEL ACTOR JACK TAYLOR



Jack Taylor escribe su autobiografía para la Fundación AISGE

Cuento lo que me permite mi disco duro’ relata con ternura las andanzas de quien fuera vecino de Marilyn Monroe y compañero de camerino de Imperio Argentina.

 Aunque nació siendo George Brown Randall (Oregón City, EE UU, 1936), Jack Taylor no utiliza ningún pseudónimo porque Jack es el nombre de un actor enorme, de mirada profunda y gesto enigmático. Nunca quiso encasillarse en ningún género, aunque hizo decenas de westerns y películas de terror, y supo reinventarse hasta alcanzar el grado de guiri mítico entre aquellas generaciones que crecieron disfrutando de la serie B y las sesiones dobles en los cines de barrio.


 Recién llegado del otro lado del Atlántico, tras pasar por Los Ángeles y México, Jack enseguida vio claro que su destino natural no era Hollywood, sino Europa. En el viejo continente triunfaban el neorrealismo italiano y la nouvelle vague francesa, sin olvidarnos del spaguetti western y el cine de terror que se desarrollaron en España a partir de los años 60. Todo un reto para un actor versátil e inteligente como él, que acaba de celebrar este mes de octubre su condición de octogenario.

   Hablar inglés le sirvió para alcanzar muchos papeles y metas en la vida, pero solo llegó hasta donde lo ha hecho gracias a su contrastada calidad profesional y humana. Y sobre todo ello reflexiona en Cuento lo que me permite su disco duro, una autobiografía tierna y amenísima que verá la luz el próximo mes de enero a través del Taller de la Memoria, la colección de la Fundación AISGE sobre los veteranos de nuestra escena. El prólogo corre por cuenta del cineasta Eugenio Mira, amigo personal del autor y colaborador en diversos proyectos.


Jack Taylor junto a Ivonne De Sentis en "Viaje al centro de la Tierra" (Juan Piquer, 1977).

Historia viva

Basta un primer vistazo a las páginas para darse cuenta de que afrontamos las vivencias de un hombre distinto, que ha coincidido y trabajado con algunos de los actores y actrices más grandes de la historia. Por nombrar solo algunos: Marilyn Monroe, Henry Fonda, Marlene Dietrich, Greer Garson, Pola Negri, Christopher Lee, Klaus Kinski, Rex Harrison, Arnold Schwarzenegger, Mickey Rooney, Richard Burton, Max Von Sydow o Natalie Portman.

   Asimismo, compartió focos con grandes nombres de cine patrio, desde Imperio Argentina a María Conesa, Alfredo Mayo, Saza, Antonio Ozores, Amparo Soler Leal, Victoria Abril, Javier Bardem, Eduardo Noriega, Kity Manver, Héctor Alterio o Carlos Hipólito, por no hacer la lista interminable.

   También es impactante la nómina de directores de renombre ante cuyas cámaras desarrolló su talento. Entre los internacionales, constan John Milius, Milos Forman, Roman Polanski o Joseph Mankievich. Por su parte, la nómina nacional incluye a Pilar Miró,  León Klimovsky, Carlos Aured, Amando Ossorio, Mariano Ozores, Emilio Martínez Lázaro, Alfonso Ungría, Vicente Aranda, Jesús Franco, Javier Elorrieta, Antonio Giménez Rico, Víctor Erice, Francisco Rovira-Beleta, Juan Piquer Simón, Eugenio Mira, Santiago Tabernero... Historia de antes y de ahora tras el objetivo.

De izquierda a derecha: Jack Taylor, Paul L. Smith, Ian Sera y Edmund Purdon en "Mil gritos tiene la noche" (Juan Piquer, 1982).

 El relato va y viene por la memoria y el tiempo a través de los capítulos de Cuento lo que me permite su disco duro. El resultado no tiene nada de deslavazado, sin embargo, puesto que siempre mantiene un sutil hilo conductor que dota a la historia de una brújula propia.

   México, España, Italia, Turquía, Francia, Marruecos, Alemania... El cosmopolitismo de su trabajo le ha llevado por medio mundo, algo que Taylor lleva a gala. Su amor se redobla en los casos de México D.F., donde empezó todo; Berlín, la ciudad en la que se siente feliz rodeado de cultura; París, lugar de tantos recuerdos buenos, o Madrid, a la que ha convertido en su casa tras medio siglo de fidelidad.

Momentos buenos y menos buenos

Jack Taylor no ha querido hacer una enumeración pesada y prolija de su carrera profesional, ni hacerlo en estricto orden cronológico y progresivo. Ha preferido soltar a borbotones todo lo que le salía de su “disco duro”, sin discriminar recuerdos, recordando tanto los buenos momentos como los menos buenos. Y se ve a lo largo de las páginas que ha disfrutado haciéndolo, visualizando tanto las vivencias propias como las que le han contado tras horas de camerinos, vestuarios, escenarios y plateas.

   Como él mismo recalca, a las nuevas generaciones algunos de estos nombres y formas de trabajar que ha relatado “les sonará a chino”. Pero ahí quedan. “Para la historia y para el que quiera leerlo”, reflexiona.

   Algunas revelaciones de este libro de memorias: nuestro protagonista vivía enfrente de Marilyn Monroe, compartió camerino con Imperio Argentina y María Conesa, intercambió confidencias con Shelley Winters y sabría bien qué contestar si le llamaran Wamblí Glishká (Águila Moteada). En las páginas no encontrará el lector, en cambio, carnaza rosa, historias procaces, secretos de alcoba o alabanzas gratuitas. El propio actor lo deja claro en la dedicatoria de inicio a su hijo y en su cita de Walt Whitman.

   Al final de este entretenido pasaje de la historia cinematográfica  reciente solo se vislumbra un punto negro en el horizonte de los recuerdos de Taylor. El de Oregón nunca pudo cumplir el sueño de trabajar con su admirado Orson Welles. Pero esa es otra historia.